La caja de tus recuerdos.

De cuando en cuando, cada tanto, cuando sientes que es el momento, cuando te parece que lo necesitas, es buena idea abrir esa caja que no has abierto en un largo tiempo, años…, muchos… ; ésa en donde posiblemente guardes todo lo que te importa porque, cuando la abras, encontrarás lo que no sabías que habías conservado, recordarás lo que habías olvidado, verás de otra forma lo que recordabas y te darás cuenta de lo que nunca se te hubiera ocurrido de otra manera.

Envejecer tiene su encanto, y al leer esto lo más probable es que piensen que estoy loca, pero no lo estoy; no, al contrario. Créanme, es sólo a través del tiempo y de un océano de distancia de por medio que se puede ver lo que allí y entonces no querías ver o no terminabas de entender. Tomar distancia, después de todo, es el objetivo de la meditación, ¿no?. Despojarte de tus pasiones, de tus anhelos, de tus obsesiones, de los objetivos que perseguimos con tal determinación y fiereza como si se nos fuera la vida en ello.

Cuando llegas a ese punto, sólo entonces se puede realmente “ver”. Y aunque sea a fuerza de dolor y de pesar, se encuentra una cierta felicidad más parecida a un sentimiento de paz que de dicha, pero que trae la calma de todas formas; esa pequeña e íntima satisfacción que se siente cuando se descubre un secreto, no el secreto de la fuente de la juventud, sino el secreto de envejecer; ese secreto por el que estamos sujetos al tiempo y a su implacable paso.

Es bueno envejecer porque, aunque el corazón conserve los mismos deseos, dejamos de ser quienes fuimos para llegar a ser una mejor versión de nosotros mismos.

El paso del tiempo provoca un pánico tremendo, y con razón. Se lleva unas cuantas cosas, pero sólo se las lleva para hacer lugar a otras mejores, infinitamente mejores. Créanme. Y nos asusta porque, cuando nos damos cuenta del tiempo que pasó, no entendemos cómo pudo haber transcurrido tanto; después de todo, en el fondo, nuestra esencia es la misma, siempre estuvo y estará allí; y los recuerdos permanecen intactos en nuestra memoria. Los evocamos como si hubiesen ocurrido hace tan sólo unos pocos años atrás.

¿Acaso será así la eternidad? Una existencia en donde la esencia y la memoria permanecen inalterables en una versión más perfecta de nosotros mismos.

Voy a cumplir 52 años y las lágrimas me estremecen sin remedio, pero estar en paz no tiene precio aún si el precio a pagar es nuestro tiempo, el que, en realidad, nunca fue nuestro, sino más bien un préstamo a largo plazo para financiar nuestro crecimiento.

En ocasiones, amamos a alguien no por quien esa persona es, sino por quienes somos nosotros, personas que no saben sino amar a los demás aun cuando éstos no son merecedores de nuestro afecto;  y, entonces, ese amor no prospera. Trata de no mirarte al espejo, de no ver fotografías de otro tiempo, no te angusties al ver cómo cambias, fijate si puedes ver algo en tu interior. Y porque es necesario tener la humildad de ser agradecido, quiero dar las gracias a esas personas especiales con quienes algunas veces nos encontramos, y que comparten un tramo del camino con nosotros, pero que se quedan para siempre en la memoria.

Ahora ya sé cuál es mi destino en mi próximo viaje.

La caja de tus recuerdos

Protegido: Carta a mi amor

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Mensaje para el Nuevo Año

mensaje-para-el-nuevo-ano

Adopción de mascotas: amor puro para siempre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la hora de tomar la decisión de adoptar un animalito hay que tener plena conciencia de que un perro o un gato no son un juguete sino animales de compañía, seres vivos que pueden vivir más de 15 años; por esta razón, el adoptar es un acto de responsabilidad en el que se asume el compromiso de cuidar al animalito hasta los últimos días de su vida -más allá de cualquier contratiempo o de su edad. Al adoptar, lo estamos incluyendo en nuestras vidas, se convierte en parte de nuestra familia; por lo tanto, la decisión de adoptar un animal de compañía debe ser bien meditada y tener la conformidad de todas las personas que integran la familia con la que convivirá. Un animalito necesita amor, cuidados y compañía, así como su espacio y que lo respeten como el ser vivo que es, con los mismos temores, sufrimientos o felicidad que nosotros sentimos; y por ello, son nuestro prójimo. Ellos nos brindan amor puro e incondicional para siempre, son criaturas inocentes que dependen del hombre para su subsistencia y bienestar. Por eso, el abandono o el maltrato son actos repudiables de desamor y de cobardía para el que no hay excusas ni justificación alguna.
Al dar un animalito en adopción, deben pedirse los datos del adoptante y realizar el seguimiento posterior, esto es fundamental. Además, si el adoptante vive en casa o departamento en PB o PH es aconsejable que las medianeras sean altas; y si se trata de un departamento, las ventanas y/o balcones deben tener protección.

Inmigración y violencia

europe-refugee-unhcr-2

Si no se comprende que el bienestar de la persona humana es un derecho que le corresponde a todo individuo sin distinción, porque así fue ceado por Dios, lamentablemente la naturaleza humana se corrompe, llevando a la desesperación y a la violencia. Si no se reconoce el derecho del hombre a desarrollarse en toda su plenitud, si no existe el respeto a la frágil condición humana, y si no hay un justo reparto de la riqueza entre todos los pueblos, éstos inevitablemente tratarán de obtener, de alguna forma, lo que sea necesario para vivir de la manera digna que le corresponde a todo hombre. La única solución a la inmigración son medidas que permitan que todo ser humano tenga acceso a una existencia digna en todos los aspectos de su vida y en su propia tierra de origen. Esta es la obligación de quienes lideran el destino de las naciones.

migrante1

 

.

Protegido: El objeto de su afecto

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

¿CHARLAMOS?… Una salida diferente, una oportunidad para escucharte.

Les recomiendo este taller de lectura, café y conversación. Las ideas que se generan son las que pueden transformar nuestra opinión, y una nueva forma de pensar nos puede cambiar la vida -si sabemos escuchar.

CHARLAMOS - Flyer azul